Las ventajas de invertir en oro

Desde el momento en el que es un bien limitado y se le ha otorgado un valor, el oro puede muy bien convertirse en objeto de inversión. Cualquier economista corregiría al menos tres o cuatro matices de esta frase, pero, como estamos hablando entre legos, démosla, ya que no por buena, por aproximada.

Lo cierto es que este metal ha sido y es símbolo de riqueza y estatus, pero, además se trata de un objeto de inversión perfecto desde que quien tenía dinero y sus necesidades cubiertas decidió que lo mejor era poner a trabajar sus riquezas para que se multiplicaran.

¿Por qué el oro es una buena inversión?

Entre otros, los motivos que lo convierten en una inversión muy apetecible es que es una apuesta segura: siempre va a revalorizarse. Cuanto más tiempo pase más dinero recibiremos de nuestro oro (explicaremos y matizaremos esta afirmación dentro de unas líneas).

Además: es una compra muy fácil de hacer: basta con adquirirlo físicamente en lingotes o monedas, hacernos con certificados de depósitos de oro o poner nuestro dinero en fondos de inversión de oro. Por otra, el inversor puede recuperar la liquidez muy rápidamente, vendiendo con gran facilidad el metal adquirido.

Otro de los pros de poner nuestro dinero en el metal dorado es que es muy difícil que vaya a devaluarse. Las divisas van y vienen, al igual que los valores bursátiles. En cuanto a los inmuebles, qué decir, vista la época en la que vivimos… ¿Qué nos queda? Pues, teniendo en cuenta que, como decíamos al principio, se trata de un material limitado y, añadimos, cada vez más escaso, el valor se moverá, necesariamente, al alza. De acuerdo que en el corto plazo podría costarnos algún disgusto, pero en el largo podemos estar mucho más tranquilos que con cualquier otra inversión que hayamos realizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.