El oro como respaldo de la economía mundial

El patrón oro, vigente hasta principios del siglo XX, estaba basado en el compromiso adoptado por los países para fijar el valor de sus monedas en base a una determinada cantidad de oro. El emisor de la divisa garantizaba que podía devolver al poseedor de sus billetes la cantidad de oro representada en ellos.

Medidas que podrían adoptar los gobiernos

En opinión del banquero Jim Rickards, debe hacerse algo para que los gobiernos dejen de imprimir moneda y así sean capaces manejar sus deudas

El Gobierno con sus políticas perjudica a los ahorradores al hacer que el dinero valga menos. «El peor caso sería el de la hiperinflación, que perjudicaría a todo el mundo. Seguir el patrón oro haría que eso fuera imposible y, en consecuencia, haría que los gobiernos y los bancos centrales dejaran de abusar de su poder», señala Rickards.

Ross Norman, de la firma de corredores de oro Sharps Pixley, de Londres, no cree que ese metal sea necesariamente el medio que debiera elegirse, aunque considera podría ser parte de la solución

«No creo que podamos volver al patrón oro como tal, aunque pienso que a los bancos centrales se les podrían imponer algunos límites financieros o cierta disciplina para evitar que expandan en exceso sus cuentas», asegura. «De alguna manera, el oro cumple ese papel», señala Norman.

Pero este no es un argumento con el que todo el mundo esté de acuerdo

«Estoy totalmente en desacuerdo con la idea de volver al patrón oro», asegura Gerard Lyons, del Banco Standard Chartered. «Lo que vimos en el pasado es que el patrón oro no funcionó».

«En cualquier situación en la que se esté, (el patrón oro) la complica aún más. Si se está en un buen periodo, hace que éste se convierta en un periodo de especulación. Si se está en una mala época, hace que esta sea todavía peor», argumenta Lyons.

Los bancos centrales de los países emergentes necesitan instrumentos para protegerse y esos bancos no quieren tener todas sus reservas en dólares

«Hay pocas alternativas en cuanto a divisas que puedan ser utilizadas», asegura Lyons. «Así que el oro está tiene una mayor proporción en cuanto a las reservas de divisas en el mundo emergente», señala Lyons.

El economista cree que hay toda una serie de asuntos que deben ser resueltos, como la necesidad de estabilidad

«Creo que la creciente importancia del oro de alguna manera muestra un cambio a un mundo multipolar y con múltiples divisas», asegura.

«Tiene sentido que en el futuro más países piensen en cómo manejar sus divisas frente a la canasta de divisas con las que comercian. Se trata menos sobre el oro y más sobre que el mundo está cambiando. El oro no ofrece esa flexibilidad», señala.

Sin embargo, se espera que la alta demanda de oro se mantenga mientras economías como las de China e India crecen y se vuelven más ricas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.