Precio del oro para 2013

El oro, por ser uno de los commodities más transados en los mercados mundiales, tiene un precio sujeto a múltiples variables. La primera de ellas es su condición de activo refugio en momentos de incertidumbre; también aplica la especulación con derivados como los forward y están también las fluctuaciones de precio producidas por la oferta y demanda, bien sea para su uso en joyería o para aplicaciones industriales.

Tendencia actual

La crisis financiera global —que no parece tener una salida definitiva en el futuro inmediato— ha motivado a los bancos centrales a comprar grandes cantidades de oro en los últimos años, como alternativa de refugio frente a los dólares y euros. Hace mucho tiempo que no se daba esta situación.

Los inversionistas privados han hecho otro tanto, demandando sobre todo oro en presentaciones físicas como barras y monedas, en lugar de hacerlo en instrumentos financieros como derivados o fondos cotizados (ETF).

El precio del oro, en consecuencia, ha pasado de los USD 1,530 por onza que tenía a principios de 2012 a cotizaciones de USD 1,700 a final de año, confirmando de esta manera la tendencia alcista que se observó en 2011.

Esto a pesar de que con la crisis la demanda para joyería disminuyó notablemente, sobre todo en países como la India, que había venido realizando compras importantes.

Por qué podría subir

Los bancos centrales que más están comprando oro como activo refugio son los de los países emergentes, cuyos activos en este metal representan un porcentaje mínimo del total en comparación con la composición de los de países desarrollados. Por ejemplo, solo el 2% de los activos del banco central de China son oro, frente a un 70% en Estados Unidos, Alemania o Francia. En esta medida, aún hay espacio para que los bancos centrales de países emergentes incrementen sus compras de oro como activo refugio, lo que haría subir el precio.

Las mismas consideraciones aplican para el caso de los inversionistas particulares que, ante la crisis financiera, buscan activos refugio poco volátiles, como lo demuestra el hecho de que estén demandando las presentaciones físicas en lugar de instrumentos financieros.

Por qué podría bajar

Por el lado de la oferta, del que poco hemos hablado, hay que resaltar que existe en la actualidad una gran actividad de explotación minera, la cual se espera se incremente en 2013. Por otra parte, el reciclaje de oro y la exploración de nuevos yacimientos están al orden del día.

Esto, sumado a una menor demanda para joyería, podría presionar el precio a la baja, pero en una proporción menor a la alcista de las compras de bancos centrales e inversionistas, por lo que es probable que en 2013 continúe la tendencia al alza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.