Invertir en oro en Forex

El Mercado de Divisas, Foreign Exchange, o Forex es un mercado, como su propio nombre indica donde se compran y venden divisas. El Forex está descentralizado y sus operaciones tienen lugar a escala mundial. Además de comprar y vender moneda en este foro, una parte de los tres billones de dólares que se mueven diariamente lo hacen comprando y vendiendo oro en Forex, una inversión para la que sus responsables nos ofrecen una serie de consejos muy interesantes.

Consejos básicos para invertir en oro en Forex

La primera de las ideas que nos indican que debemos tener en cuenta tiene que ver con la rapidez y la disciplina: rapidez para identificar el lado, el valor ganador y unirse a él de inmediato; y disciplina para crear una estrategia y ser fiel a ella: no se trata de apuntarse a uno u otro lado, sino de saber por qué. Más consejos: la tendencia del oro, por inestable que sea, siempre será, a la larga, al alza: compremos pues al alza y no esperemos el tope de la racha para vender. Como dicen los expertos: «El último céntimo, que lo gane otro», salvo que no tengamos prisa en obtener beneficios. Relacionado con esto último, nos recomiendan que le demos tiempo al mercado y no coloquemos los «stop loss» demasiado ajustados.

Aun en una inversión tan sólida como es el oro en Forex, debemos imponer y respetar nuestros límites de pérdida, incluso cuando sabemos que las caídas con tan inestable inversión están, ocasionalmente, aseguradas. Un toque de atención muy importante lo recibimos cuando la mayoría de los inversores están comprando o, por el contrario, vendiendo: si adquieren oro, es posible que la tendencia alcista esté a punto de terminarse y, si lo venden, se acabará pronto la tendencia a la baja: observemos y, en el momento justo, cambiemos nuestra posición.

Las dos últimas orientaciones son, tal vez, las más importantes, en tanto que desde Forex nos indican que las pérdidas son parte del negocio, de modo que si perdemos mucho nos tomemos un tiempo para recuperarnos y no nos enzarcemos en una pelea que no podemos ganar contra el mercado. Y, finalmente, hemos de ser honestos con nosotros mismos: si nos hemos equivocado, reconozcámoslo y aprendamos de nuestros errores. Está bien mantener nuestras posiciones, pero al final, el que tiene siempre razón es el mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.