Variar el portafolio de inversión: metales para invertir además del oro

El brillo del oro como activo clásico de refugio en épocas de incertidumbre ha cegado por lo general al mercado, que no tiende mucho a posar su mirada sobre otros metales preciosos que también son interesantes como inversión. Nos referimos a la plata, el platino y el paladio, tres que son una alternativa interesante.

Las formas de invertir en estos metales son las mismas que para el caso del oro. Se pueden adquirir lingotes, participar en fondos cotizados o ETFs, invertir en forwards, adquirir acciones de compañías dedicadas a su explotación u optar por una combinación de todas ellas.

Plata

Por sus múltiples usos industriales, la plata tiene un valor intrínseco mayor que el oro, y su utilización intensiva a lo largo de los siglos está provocando un agotamiento paulatino de las existencias disponibles. Esto significa que, como inversión en un muy largo plazo, este metal es bastante promisorio.

En comparación con el oro las reservas están casi a la par, pero el precio está en una relación de 1 a 40, lo que significa que con lo que adquirimos una onza de oro podemos hacernos 40 de plata. La simple ley de oferta y demanda nos indica que llegará un momento en el que el precio empezará a subir.

Platino

Este metal es ampliamente usado en la industria automotriz, por lo que su valor tiende a subir cuando también lo hace este sector de la economía. Dado que en este momento los chinos están aún lo suficientemente prósperos como para demandar autos, el precio del metal puede experimentar alzas beneficiosas para los inversionistas. Además, los asiáticos también gustan de las joyas elaboradas en este metal.

Las reservas de platino en el mundo no son muy amplias, y se concentran principalmente en Sudáfrica y Rusia. Nuevamente, la ley de la oferta y la demanda nos indica que el metal está subvalorado, y que en el largo plazo el precio puede aumentar.

Paladio

Al igual que el platino, el paladio es ampliamente usado en la industria automotriz para la fabricación de convertidores catalíticos. Su precio se encuentra actualmente al alza, en un rally que inició en 2008, cuando se cotizaba a 190 dólares la onza, y que lo tiene actualmente en precios aproximados de 700 dólares la onza. Este valor, si bien es elevado, aún está por debajo del máximo histórico de 1.090 dólares alcanzado en el primer trimestre de 2001.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.